“Bleisure Traveler” Tendencia de los viajeros de negocios del siglo XXI

/ /

Los horarios laborales se han vuelto más exigentes y la tecnología ha derribado las barreras entre la vida personal y la profesional. De  hecho los viajeros de negocios del siglo XXI se diferencian de los viajeros de negocios de generaciones anteriores, por un lado, las nuevas tecnologías y la popularización del uso del Smartphone, las tablets y otros hacen que prácticamente el viajero  lleve la oficina en el bolsillo.  Y por otro lado,  el viajero de negocios busca en sus viajes una experiencia completa, lo que se conoce como bleisure, palabra que fusiona los términos business y leisure.

Quienes practican “bleisure” “laborocio”, como se conoce en castellano, reconocen trabajar mejor, tener menos estrés y conseguir una mayor productividad en sus resultados. 

A los viajeros de negocios les resulta enriquecedor y necesario realizar actividades de esparcimiento después del trabajo. Entre esas actividades puede incluirse una rutina de ejercicios por lo que prefieren hospedarse en lugares que tengan un gimnasio que les permita ejercitarse antes de iniciar o después de terminar su jornada de trabajo.

Además, son personas a las que les interesa conocer las ciudades de destino, acudir a espectáculos culturales o deportivos o simplemente disfrutar de la gastronomía local. 

El límite entre la vida profesional y la vida personal, cada vez es más fino y los viajes no son una excepción. Eso sí, no se puede confundir el bleisure con el alargamiento innecesario del viaje o con la “pérdida de tiempo” ya que los viajeros siguen priorizando los lugares de alojamiento bien ubicados, cercanos a sus lugares de trabajo, la información en tiempo real o la buena calendarización de sus agendas para aprovechamiento del viaje.

La buena organización del viaje de negocios con el disfrute de las horas de ocio, es garantía de éxito para viajeros del siglo XXI, para viajeros de negocios bleisure. Hoy los viajes de trabajo no tienen por qué ser aburridos: pueden ser  extraordinarios en todos los sentidos: Negocios y placer no tienen por qué estar reñidos en materia de viajes.